A 20 años del segundo triple femicidio, en Cipolletti sólo se respira impunidad

A 20 años del segundo triple femicidio, en Cipolletti sólo se respira impunidad

Un 23 de mayo de 2002 la región quedaba sumergida en una profunda conmoción por un nuevo triple femicidio en Cipolletti. La localidad ya había sido escenario del crimen de tres jóvenes amigas, en 1997.

La bioquímica Mónica García, la psicóloga Carmen Marcovecchi y la paciente Alejandra Carbajales fueron asesinadas de forma muy cruel, en la esquina de Roca y 25 de mayo. Hasta la actualidad la causa está impune, con poca claridad en la investigación y una sola condena que luego quedó sin efecto.

En el marco de los 20 años, los familiares de las tres víctimas emitieron una carta abierta que fue difundida en las redes sociales. En ella marcan “la inoperancia y las innumerables dificultades que tuvo el Poder Judicial para intervenir en el caso” y además agregaron: “es una muestra más de la carencia de instrumentos y falta de voluntad que tiene para dar cuenta de la realidad de nuestra sociedad y para dar solución a sus demandas”.

A su vez, resaltaron que hace más de 10 años que el “sistema penal” no tiene comunicación con ninguno de los familiares.

“Exigir una reforma judicial que considere tanto su composición en términos de género, como su distribución, sus recursos financieros, humanos y técnicos resulta imprescindible en nuestro pedido de Justicia”, manifestaron.

A partir de la realidad que se vive en nuestro país con los miles de casos de violencia machista, los familiares de Mónica, Carmen y Alejandra, enmarcaron este crimen como un caso que no fue aislado: “El Primer Triple Crimen que se dio en nuestra ciudad en 1997 junto a los múltiples femicidios que se dieron cotidianamente con el correr de los años en nuestra región y en nuestro país, dan cuenta de la urgencia en la necesidad de abordar esta problemática”.

Y reforzaron que: “Las horrorosas características que tuvo el hecho, además de dejar desgarradas a nuestras familias y comunidades, evidencian un patrón que se repite y que enfatizamos utilizando la palabra femicidio: las víctimas son mujeres”

Al finalizar, convocan a movilizar el próximo 3 de junio del “Ni una menos” para continuar exigiendo justicia. “Por memoria, verdad y justicia para Mónica, Carmen, Alejandra y por tantas otras, alzando la voz por quienes ya no tienen voz», sentenciaron.

David” El Clavo” Sandoval fue el único detenido y enjuiciado en dos oportunidades. En el primero fue sobreseído por el beneficio de la duda, mientras que en el segundo lo condenaron a perpetua. Sin embargo, finalmente quedó libre por orden de la Corte Suprema de Justicia, que consideró que nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo hecho.