Estudiantes y docentes fueron sobreseídas por la toma de la UNRN

Estudiantes y docentes fueron sobreseídas por la toma de la UNRN

Esta tarde el Tribunal Oral Federal notificó el sobreseimiento de las ocho personas, entre ellas estudiantes y docentes, que participaron en la toma de la UNRN en 2018 reclamando mejores condiciones de estudio y trabajo.

En ese entonces los y las integrantes de la asamblea interclaustro fueron reprimidos por gendarmería nacional, expulsados por la universidad e imputados por el juez Greca por «usurpación y coacción agravada», un hecho que marcó un antes y un después en la lucha de las universidades públicas, en plena democracia. Con una postal de un descomunal despliegue de la fuerza estatal, con camiones hidrantes y gases lacrimógenos en Roca. Hechos que sucumbieron la autonomía universitaria y plantearon un fuerte rechazo en todo el país.

 “El sobreseimiento llega después de cuatro años de lucha, de resistir el avance del sistema penal, de no abandonar ninguna de nuestras convicciones. El sobreseimiento significa, en definitiva, el cese de la persecución y la convicción de que solo la lucha hace retroceder al sistema penal”, expresaron desde la asamblea.

El juicio tenía fecha de inicio para el 11 de mayo y para esa jornada se había convocado a movilizar hacía los Tribunales Federales en Roca y en otros puntos del país. Sin embargo, días antes, se informaba la suspensión de la primera audiencia. A casi tres semanas de lo ocurrido, la justicia federal se expidió.

En un comunicado, los y lasimputadas expresaron: “Llegábamos acusadas por usurpación y coacción, con un tribunal que nunca había hecho lugar a ninguno de nuestros planteos. Llegábamos a juicio con una Fiscalía que solo había ofrecido suspensiones de juicio a prueba y extorciones disciplinadoras. Llegábamos a un juicio después de un desalojo violento, después de haber sido expulsadas de la Universidad, Universidad vaciada de cualquier tipo de organización y lucha en su interior”.

Con este desenlace esperado por muchas organizaciones sociales, sindicales, estudiantes e independientes, pero sobre todos por quienes participaron de aquella lucha; también se sienta un precedente para el proceso de judicialización que sufren también estudiantes de Córdoba.

“Fueron dos procesos de criminalización contra un mismo proceso de lucha, aquel iniciado en el 2018. Y así como siempre tuvimos la preocupación de que una condena siente un precedente en su contra, hoy sentimos que generamos un enorme precedente para la lucha que nos queda llevar adelante por su absolución”, destacaron las/los ex estudiantes y docentes de la UNRN.